La adquisición de una vivienda es una de las decisiones personales y financieras más importantes en la vida de las personas. Antes de dar el paso, deberás hacer unas tareas de investigación y planificación para evitar cualquier imprevisto. Es una gestión compleja que, sin embargo, podrás disfrutar si tienes todo bajo control. Sigue nuestros consejos para comprar casa y haz de la compra de tu vivienda una experiencia de éxito.

El primero de nuestros consejos para comprar casa es básico:

Calcula cuánto te puedes gastar

Para ello, visita diferentes bancos o cajas, y preséntales tus números (nómina, ahorros, tipo de contrato laboral, otros préstamos…) para que te ayuden a conocer tu capacidad de endeudamiento y el precio al que puedes aspirar. Las entidades financieras recomiendan que la mensualidad de la hipoteca no supere el 40% de los ingresos netos mensuales. Tampoco pierdas de vista que los bancos habitualmente financian como máximo el 80% del importe del valor de tasación. Si tienes pensado vender otra casa para adquirir la nueva y no te sobra el dinero, asegúrate de hacer las cosas en el orden correcto para evitar hipotecarte por encima de tus posibilidades.

Estima los gastos iniciales

Al precio de la vivienda, debes sumar los conocidos como gastos iniciales, que en total sumarán aproximadamente un 10%-15% del precio de la casa. Principalmente: gastos de tasación, de inscripción de escritura e hipoteca en el Registro de la Propiedad, de notaría, IVA del 10% en caso de vivienda nueva o impuesto de transmisiones patrimoniales si es de segunda mano.

¿Vivienda nueva o de segunda mano?

La nueva es la que nunca ha sido transmitida. Su precio es generalmente algo superior, pero está para estrenar, y generalmente se pueden hacer algunos cambios en la distribución así como en la elección de materiales. Si la vivienda es de segunda mano, deberás prestar especial atención a su estado y estimar un gasto por reforma.

¿Vivienda libre o VPO?

En el caso de las viviendas de protección oficial, el promotor se acoge a determinadas ayudas y el tamaño del piso así como su precio no pueden exceder lo que marca la normativa. Si en el futuro se quiere vender, se deben conocer las restricciones que existen. Cuando es la Administración la que desarrolla el proyecto, se habla de VPO de promoción pública; sus precios resultan ventajosos pero el principal hándicap es que además de cumplir los requisitos exigidos, están tan demandados que dependerá de la suerte que se tenga en los sorteos. También existen las VPO de promoción privada, en las que es un promotor particular quien desarrolla el proyecto en colaboración con las instituciones públicas, quienes informarán sobre los requisitos. En muchas ocasiones, no quedará otra alternativa que recurrir a una vivienda libre, sin ayudas públicas y con un precio fijado por el mercado.

Regatea

Sí, regatea. Tendrás que negociar un precio razonable que se ajuste a su valía actual en el mercado. Compara su precio con el de otras viviendas de características similares y consulta el precio del metro cuadrado de la zona en los diferentes portales inmobiliarios. En muchas ocasiones, por una cuestión sectorial, la parte vendedora suele jugar con un margen por encima del importe por el que aceptaría la venta de la vivienda… te toca descubrir hasta dónde podrás negociarlo. No te vendrá mal consultar técnicas y consejos para negociar la compra de una casa.

¿En qué zona o barrio quieres vivir?

Esta es sin duda una de las cuestiones más importantes. No te dejes llevar solo por factores emocionales: proximidad de familiares, el barrio en el que has vivido siempre… Igual de importantes son los factores objetivos como el precio de la zona, que esté bien comunicada o incluso que esté en un barrio con proyección.

¿Qué servicios necesitas tener cerca de tu casa?

Deberás valorar la proximidad de al menos los siguientes: transporte para desplazarte a tu lugar de trabajo, sobre todo si no tienes coche; tiendas de alimentación y supermercados; gimnasio o polideportivo, guarderías y centros escolares, parques y zonas ajardinadas, centros comerciales, cines… y también centros sanitarios y hospitalarios. Aquí puedes conocer la ubicación de las clínicas y centros propios de IMQ y también la ubicación de las consultas de todos los profesionales del cuadro médico de IMQ.

¿Necesitas garaje?

Si tienes coche, te vendrá bien saber con qué facilidades de aparcamiento cuenta la zona. La vida útil de un coche se alarga si duerme en un garaje. Si es un requisito importante para ti, bien por seguridad, comodidad o por falta de aparcamientos en la zona, te puede interesar buscar viviendas en venta que incluyan plaza de garaje o también puedes optar por comprar una plaza de garaje de forma separada.

Infórmate siempre sobre los posibles planes urbanísticos que puedan afectar a la zona

Es muy fácil acceder a esta información, ya que el ayuntamiento te la facilita de forma inmediata. Los planes urbanísticos pueden afectar a la revalorización del inmueble o, por el contrario, devaluarlo.

¿Con o sin inmobiliaria?

Comprar una vivienda a través de una inmobiliaria, en principio no implica ningún sobrecoste para el comprador/a, sino que es el vendedor/a que contrata a la agencia inmobiliaria quien debe asumir una comisión que suele ser del 3% sobre el precio. Puede ser un acierto recurrir a una inmobiliaria que se ubique en el entorno que te interesa y que, tras intercambiar impresiones, te proponga algunas opciones que se ajusten a lo que buscas. La parte positiva de contar con una agencia es que te ahorrará algunas gestiones y te irá indicando las fechas y los pasos a dar para materializar la compra.

Consulta los portales inmobiliarios en Internet

Sin moverte de la silla, te permiten hacer numerosos filtros para dar con casas que reúnan los requisitos que te has marcado. Algunos de ellos, además de fotos, empiezan a ofrecer visitas virtuales para ofrecer una visión lo más real posible, que te ayudará en tu primera criba, para decidir si realmente te apetece hacer o no la visita.

Haz una prospección de la zona que te interesa

Pasea por el entorno e imagínate viviendo allí. ¿Te ofrece todo lo que necesitas? Fíjate en cuántas viviendas están en venta y empieza a visitar las que te puedan interesar.

Visita la vivienda como mínimo 2 o 3 veces, en diferentes franjas horarias, de día y de noche, en diferentes días, en horas punta etc.

Por mucho que te haya cautivado en la primera visita, la segunda y la tercera suelen aportar datos e información que no habías apreciado antes. Hacer las visitas acompañado/a de familiares o amistades te ayudará a tener en cuenta otras opiniones. Si muestras cierto interés en la primera visita, probablemente podrás pactar con la parte vendedora que te dé un margen de unos días más para acabar de tomar la decisión, sin presión.

¿Cuál es el tamaño ideal de tu casa?

Sobre todo, debes fijarte en la superficie útil de la vivienda, que equivale a la superficie construida menos la superficie que ocupan los tabiques, vigas, balcones y terrazas. Los balcones y terrazas abiertas suman a la superficie útil la mitad de sus metros cuadrados.

Hazte con un plano de la vivienda

Los propietarios te facilitarán una copia, que se puede extraer generalmente de las propias escrituras. El plano te servirá para tener consciencia del espacio total y de la distribución de las diferentes estancias, así como de las posibilidades o no de mover, ampliar o reducir estancias.

¿Vivienda exterior o interior?

Un clásico entre los consejos para comprar casa. Las exteriores son aquellas viviendas que cuentan con ventanas orientadas hacia una vía pública en todas las habitaciones principales, aunque el baño o la cocina den a un patio. En los pisos interiores todas las habitaciones están orientadas hacia un patio interior, lo que supone generalmente menos luz, aunque conviene valorar todo en conjunto. Por ejemplo, un primer piso exterior puede resultar ruidoso, y un piso que dé a un interior de manzana puede resultar más silencioso.

La orientación de la vivienda

Es uno de los consejos para comprar casa al que a menudo no se le presta la atención que merece. Habitualmente se valoran más las viviendas orientadas al sur por la calidad y cantidad de la luz natural y por resultar menos frías, con el consiguiente ahorro energético.

Cantidad de luz que inunda la vivienda

La cantidad de luz que ilumine la vivienda, según la cantidad y las dimensiones de las ventanas, también influirá directamente sobre el consumo de energía.

Ruido exterior

Cerciórate en tus visitas del nivel de ruido que soporta la vivienda: cláxones, zonas de juego, locales de hostelería próximos, etc. Las persianas, las dobles ventanas o las ventanas con cristal reforzado son soluciones para frenar en parte los ruidos. El aislamiento acústico es sin duda uno de los factores que aportan calidad de vida a una vivienda.

Calidades de la estructura del edificio

Para evitar sorpresas, no estará de más que antes de adquirir tu vivienda visites a los vecinos de arriba, de abajo y también a los de al lado, para informarte de posibles incidencias que puedan afectarte: ruidos de la vivienda superior, ruidos ocasionados a la vivienda inferior, presencia de grietas, humedades, condensación, etc. Si tienes acceso a la memoria de calidades, mejor que mejor. La Inspección Técnica de Edificios (ITE) regula la conservación de los inmuebles y resulta obligatoria en algunas Comunidades Autónomas en viviendas con más de 20 años.

Vamos a por los cinco últimos consejos para comprar casa. ¡Atento/as!

El estado actual de la casa, sus materiales y acabados

Serán decisivos para saber si es un piso para entrar a vivir, o si, por el contrario, tendrás que hacer frente a una reforma, con el consiguiente coste.

Tipo de calefacción con el que cuenta

Fíjate en el tipo de calefacción con el que cuenta: eléctrica; de gas, individual o central… El aislamiento térmico es fundamental para evitar el despilfarro de energía. Consulta cómo de preparada está la vivienda en este sentido. Además de calefacción, ¿dispone de aire acondicionado?

Los circuitos de agua, electricidad y gas deben cumplir con la normativa.

Infórmate sobre su estado actual y sus últimas revisiones. La actualización o sustitución de estos elementos puede implicar costes importantes.

Infórmate sobre la cuantía de la cuota mensual de comunidad

Uno de nuestros consejos para comprar casa es que te informes de antemano de la cuantía de la mensualidad de los gastos de comunidad y también sobre si la parte vendedora está al día en el pago de todos los gastos de la comunidad, tanto cuotas como derramas. De cara a la firma de la compraventa, será necesario que el administrador de la comunidad emita un certificado donde figurará si está al corriente en los pagos.

Pide una nota simple en el Registro de la Propiedad donde esté registrada la vivienda que vas a comprar

Te servirá para comprobar quién es el dueño de la vivienda y si coincide con el vendedor/a. También te servirá para conocer las posibles cargas, hipotecas o arrendamientos que existen sobre la vivienda.

Para terminar, un truco bien fácil y eficaz que nunca falla: haz un listado con las ventajas que más valoras de tu actual casa así como de las desventajas que más detestas, y comprueba en qué medida se repetirían en tu nueva casa. Esperamos que te hayan resultado útiles nuestros consejos para comprar casa y ¡buena suerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here