A menudo nos preguntamos: ¿cuántas horas necesito dormir? Existe numerosa literatura sobre cuántas horas necesitan nuestro cuerpo y mente para sentirse en óptimas condiciones y los aspectos relacionados con el descanso como la hora ideal para irse a la cama o los beneficios de la siesta. Lo cierto es que los estudios acerca de estas cuestiones son abundantes y arrojan diferentes resultados. Eso sí, la mayoría están de acuerdo en que el tiempo que debemos dedicar al descanso nocturno, depende en gran medida de las características de cada persona.

¿A más edad necesito dormir menos horas?

Uno de los factores que puede determinar cuántas horas necesito dormir para la correcta regeneración del organismo, es la edad. Por norma general, según cumplimos años el número de horas desciende. En términos generales, una persona adulta de entre 25 y 65 años, necesitaría dormir entre 7 y 9 horas, aunque existe un intervalo aceptable de entre 6 y 10 horas. Por otro lado, las mismas horas puede que no coincidan en individuos de la misma edad ya que cada persona tienen sus propias peculiaridades físicas y psíquicas.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta la franja en la que el sueño puede ser aceptable y aquella que deberíamos evitar a toda costa. Dormir menos de 6 horas no es recomendable para nadie independientemente de su edad. El problema es que aunque la mayoría de nosotros sabemos que dormir lo suficiente es muy importante para la salud, pocos lo cumplimos.

¿Duermo lo suficiente?

Si las mismas horas de sueño no cunden del mismo modo en una persona que en otra, entonces, ¿cómo puedo saber si necesito dormir más o menos horas?

Para esto, debemos estar atentos a algunos detalles. Por ejemplo, si al sonar el despertador nos volvernos a dormir o solemos necesitar esperar al siguiente toque, nuestro cuerpo nos está indicando que esta escaso de sueño.

La dificultad de conciliar el sueño a las noches es otro indicativo de que necesitamos algo más de tiempo que dedicar a nuestro descanso. Por supuesto, la sensación de cansancio, de irritabilidad y de somnolencia diurna es un claro síntoma.

¿Por qué no duermo lo suficiente?

Las causas pueden ser físicas y psíquicas. Entre las primeras figuran trastornos o patologías que cursan con o sin dolor (fibromialgia, diabetes tipo 2…) y que, si bien, por el día sobrellevamos con cierta normalidad, por la noche interfieren en nuestro descanso. Entre las causas psíquicas, predominan los trastornos como la depresión y el estrés anexo a nuestra vida diaria. El exceso de responsabilidades y las jornadas laborales interminables alteraran, sin duda, nuestros ciclos de sueño y vigilia.

También, costumbres adquiridas como la ingesta de estimulantes totalmente incorporados a nuestra dieta como el café y las bebidas energéticas, además de los dispositivos electrónicos situados en las cabeceras de las camas, con sus ruidos y destellos, interfieren en la calidad y cantidad de nuestro sueño.

Consejos que no te quitan el sueño

Un factor que parece tener gran relación en la calidad del sueño tanto en cantidad como en calidad es la hora a la que te vamos a dormir. Tu organismo está preparado biológicamente para hacer coincidir las horas de sueño con la luz solar. De este modo, si vas temprano a la cama tendrás más fácil cumplir con las horas óptimas de sueño.

Manten un horario y una rutina de sueño, incluso los fines de semana. Es otra de las recomendaciones para conseguir un sueño saludable.

Practica deporte a diario, preferentemente por la mañana y al aire libre.También te ayudará a dormir más y mejor.

Las condiciones de tu habitación, incluyendo colchón, almohada y sábanas es otro aspecto que debes cuidar. Lo mismo que la temperatura, el silencio y la luz.

Recuerda que cuánto y cómo dormimos y el tiempo que dedicamos al descanso nocturno afecta a tu estado de salud y a la disposición para contraer enfermedades. Si los periodos de insomnio se prolongan en el tiempo, será necesario que consultes con tu médico de cabecera al objeto de que identifique las causas y te prescriba el tratamiento o pautas a seguir.

Recuerda que en IMQ disponemos de una Unidad del Sueño para ayudarte a superar estos trastornos y dormir a pierna suelta.

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here