El sexting consiste en el envío de contenidos de tipo sexual (principalmente fotografías y/o vídeos) producidos generalmente por el propio remitente, a otras personas por medio de teléfonos móviles. Cuando el sexting deriva en humillación y acoso colectivo, la víctima sufre un daño enorme, un sufrimiento extremo. El que lo promueve y lo jalea, es responsable.

Cabe destacar, además, que la edad de iniciación en esta práctica es cada vez más temprana, siendo los daños psicólogicos en los que puede derivar aún mucho más graves por las inseguridades que caracterizan la etapa de la adolescencia. Hoy en día, uno de cada siete jóvenes envía mensajes de contenido sexual (eróticos o pornográficos) y uno de cada cuatro, los recibe; según un meta-análisis publicado recientemente en la revista JAMA Pediatrics.

Si bien la prevalencia de sexting fue mayor entre adolescentes de más edad y en dispositivos móviles más que en ordenadores, el estudio alerta sobre la participación en esta práctica de preadolescentes de entre 10 y 12 años. Este grupo no lo practica tanto por una cuestión de tipo sexual sino más bien como una forma de travesura, por llamar la atención o por aburrimiento.

Consejos en torno al sexting

Son múltiples los riesgos derivados de la práctica del sexting. Si algo se hace en privado y trasciende a lo público, el derecho a la intimidad, al honor y a la propia imagen se ven vulnerados. Además, detrás del sexting se encuentran casos de venganza, abuso y chantaje económico, emocional o sexual que, en el caso de las niñas o adolescentes, aumentan en cierto modo la victimización por lo arraigado de determinados estereotipos o tópicos sociales. Se las señala y se las ridiculiza más y esto puede tener consecuencias fatales como el suicidio. Hablamos de casos reales de suicidios por el ciberbullying iniciado a partir de la publicación no consentida de una imagen cedida en la intimidad.

El sexting, cuando es consentido, tiene muy pocas consecuencias negativas para la salud, pero el sexting no consentido o forzado (al igual que el sexo no consensuado o forzado) está relacionado con mala salud psicológica.

sexting

No todas las personas que sextean están involucrándose en conductas problemáticas, sino que esta práctica puede llevarse a cabo dentro del contexto de relaciones saludables, con lo que si te decantas a hacerlo ten antes en cuenta los siguientes consejos:

  • Si te sacas una fotografía erótica y se la envías a alguien mediante un móvil o Internet, pierdes inmediatamente el control sobre dónde podrá acabar algún día. Y si se la sacas a alguien, asegúrate de tener su permiso y de las implicaciones que podría tener perderla o que te la robasen. Y, por supuesto, tener permiso para sacar una foto a alguien para uso privado ¡no significa que tengas permiso para difundirla!
  • Piénsatelo antes de enviar. Lo que publicas online o sale de tu propio móvil se convierte en irrecuperable, escapa para siempre de tu control y puede llegar a cualquiera en cualquier momento. Lo que ahora quieres mostrar de ti, mañana puede que no te guste. A quien se lo envías hoy, quizás mañana no sea tu amigo. Además cada vez hay más webs que se dedican a recopilar y difundir estas imágenes: tu desnudo podría acabar en uno de ellos.
  • No lo transmitas. Si te llega una foto o vídeo de algún/a conocido/a, no colabores en su expansión pues podría tener consecuencias graves tanto para él/ella como para ti.
  • No le solicites a nadie ese tipo de fotografías puesto que aunque tú no tengas malas intenciones, alguna tercera persona podría hacerse con ellas y haceros mal a ti o a tu pareja.
  • Desnudez y minoría de edad, delito de pornografía infantil. La pornografía infantil es un delito cuando se crea, se posee o se distribuye. Se considera pornografía infantil la protagonizada por quien no ha cumplido los 18 años. Si te llegan este tipo de imágenes, bórralas de inmediato. Si crees que su difusión está dañando a alguien, ponlo antes en conocimiento de una persona adulta.

Campaña Sexting Seguro

Existe un “Decálogo para el Sexting Seguro” que tiene como principal objetivo disminuir los riesgos potenciales del envío de “nudes” o fotos íntimas. Para ello, aborda especialmente la autoprotección mediante sencillas recomendaciones que ayudan a aumentar las garantías de privacidad y seguridad de aquellas personas que han decidido sextear. Os facilitamos el enlace: www.sextingseguro.com

sextingLa imagen es un dato personal cuyo uso está protegido por la Ley. La imagen de alguien no se puede utilizar sin el consentimiento de la persona implicada. En ciertos casos hace falta incluso otro tipo de autorizaciones. No lo olvides. Si hay problemas, esto puede ponerse sobre la mesa y comprometerte.

Que todo el mundo lo haga, que consideres que no van a poder identificarte, o que seas menor de edad no te libra del peso de la justicia.

Infórmate sobre riesgos asociados. El ciberacoso, el ciberbullying y el grooming son problemas en ocasiones asociados o derivados del sexting. Infórmate también sobre ellos.

Si decides hacer sexting, sé consciente de los riesgos y no olvides que es muy fácil tener un descuido y que las cosas no salgan como pensabas. El sexting totalmente seguro y controlado no existe.

Evita que la foto muestre tu rostro, para evitar que se relacione contigo en caso de difundirse. No obstante, puedes tener algún otro rasgo que te identifique en el cuerpo (piercings, tatuajes, marcas, ropa, contexto donde está sacada la foto, etc.).

Piensa muy bien a quién se lo mandas y cuándo se lo mandas. Cuanta menos confianza tengas con esa persona, más riesgo corres de que difunda tu foto, mostrándosela o reenviándosela a otras personas. Ojo con los destinatarios (es fácil enviar un mensaje al teléfono equivocado): revisa una y otra vez que lo mandas a quien quieres mandárselo.

Envía preferiblemente imágenes encriptadas. Si la imagen la envías por Internet, cualquier ordenador que esté entre el tuyo y el del receptor (servidores, encaminadores, etc.) podrá ver la imagen. Conviene usar correo electrónico encriptado o al menos encriptar el fichero que contiene la imagen. Casi todos los programas compresores (a formato ZIP, p.ej.) permiten ponerle una contraseña al fichero.

Asegúrate de que tu imagen no lleve coordenadas de geolocalización. Es posible que tu teléfono celular tenga activada la función de GPS y que añada automáticamente las coordenadas de las fotos que toma. Eso podría suponer un peligro adicional pues en caso de robo o difusión de la foto, terceras personas podrían saber el lugar donde se ha sacado y con ello, encontrarte en persona.

Si quieres que tu pareja tenga una foto tuya desnudo/a, es más seguro que sea en papel y no en formato digital. Puedes imprimirla con buena calidad y después destruir el fichero digital, o sacarla con una cámara instantánea tipo Polaroid.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here