Desde la infancia estamos familiarizados con el concepto de seguro de salud, pero ahora de adultos llega el momento de la contratación. Te contamos cómo contratar un seguro de salud.

Es posible que durante tu niñez y adolescencia te hayas podido beneficiar del seguro de salud de tu madre o tu padre, bien sea el del trabajo o el que contrataron como particular. Pero ahora, ya es momento de encarar esta responsabilidad motu proprio.

¿Qué pasos hay que seguir para contratar un seguro de salud?, ¿cuántos tipos de seguros de salud hay?, ¿qué aspectos debemos tener en cuenta?, ¿por qué es recomendable tener un seguro de salud cuando eres joven? Aclaramos todas estas cuestiones.

Contratar un seguro de salud

Cuando pensamos en la contratación de un seguro de salud, pensamos en proteger nuestra salud y la de nuestra familia, y así asegurar una asistencia sanitaria más cómoda, rápida y eficaz. Con el seguro médico privado, pretendemos obtener diagnósticos, tratamientos, analíticas, pruebas y hospitalización en el momento en el que lo necesitemos.

En España, la sanidad pública cubre estos servicios, sin embargo, la masificación de la misma, las listas de espera… llevan a muchas personas a decantarse por una solución sanitaria privada de calidad.

Tipos de seguro de salud

El seguro de salud consta de una serie de coberturas que se contratan mediante una póliza y que permite el acceso a diferentes servicios médicos, existiendo diferentes modalidades de seguros médicos.

Seguros médicos con y sin copago: se llama copago al importe adicional que deberás abonar por utilizar determinados servicios de salud de tu seguro médico, si contratas una póliza que incluya copagos. A cambio, la prima del seguro será más baja. A la hora de decantarte por una u otra modalidad valora si prefieres la seguridad de una prima más alta pero fija o por lo contrario, una prima más baja y pagar copagos por determinados servicios solo en caso de que los necesites.

Los seguros de salud se diferencian también en función de las coberturas incluidas, es decir, de los servicios que contratas con la póliza. La prima o precio variará en función de que la cobertura sea mayor o menor. En este sentido, en IMQ ponemos a tu disposición  diferentes opciones para que elijas la que se adapte a tus circunstancias y estilo de vida.

Si tu prioridad es el precio, tu opción es IMQ Activa, nuestro seguro de salud más económico. Su cobertura te garantiza todos los servicios en consulta (atención primaria, pediatría, especialistas…), análisis y pruebas diagnósticas y tratamientos que no incluyan anestesia ni hospitalización.

Seguros médicos para jóvenes

Si quieres una cobertura que incluya también servicios quirúrgicos y hospitalizaciones (con habitación individual y cama de acompañante), tu opción es IMQ Azul. Este seguro incluye entre sus coberturas el parto, por lo que si vas a planificar tener hijos puede ser tu opción.

¿Trabajas como autónomo y ponerte enfermo es casi un lujo para ti y tu empresa? En ese caso, necesitas un seguro de salud para autónomos. En IMQ Autónomos te ofrecemos un precio ventajoso respecto a su valor de mercado y diferentes opciones (con o sin copagos) para que elijas la que mejor se adapte a ti.

¿Te apasiona el deporte y cuidar tu salud para rendir al máximo y evitar lesiones? Te interesa un seguro con coberturas específicas para deportistas como IMQ Kirola, que incluye un reconocimiento médico deportivo y te da acceso a especialistas en Medicina Deportiva que te ayudarán a preparar tus entrenos.

En definitiva, antes de contratar tu seguro infórmate de las coberturas para ver cuáles se adaptan mejor a tus necesidades y te ofrecen una mejor relación calidad/precio. En IMQ nuestros seguros te garantizan coberturas adicionales, tales como segunda opinión médica o atención de urgencias en viaje al extranjero, hasta 12.000 €. Todos ellos te dan acceso a nuestros servicios digitales, sin coste extra. Asimismo, ponemos a tu disposición un gestor personal para ayudarte con tus gestiones administrativas con tus seguros.

Aspectos a tener en cuenta para la contratación de un seguro de salud

Como ya comentamos en el post “Seguros médicos para jóvenes: qué debes saber”, tendemos a pensar que la contratación de seguros de salud es cosa de personas de más avanzada edad, que nosotros, en la flor de la vida, no debemos preocuparnos por esas cuestiones. Pero, nada más lejos de la realidad.

Contratar un seguro médico siendo joven es mucho más económico. Las tarifas que deberás pagar tendrán en cuenta que usarás los servicios sanitarios con mucha menos frecuencia de la que lo hará una persona de más edad. Debemos tomar en consideración, que el precio de las pólizas se establece habitualmente en función de los tramos de edad.

Un aspecto que debes tener en cuenta son las preexistencias: enfermedades crónicas o secuelas de accidentes previas a la contratación que no se incluyen en la cobertura de un seguro médico. De ahí, la ventaja de estar asegurado cuanto antes, ya que a medida que cumplimos años es más fácil que se nos apliquen preexistencias.

Otro elemento que debes analizar son los periodos de carencia, es decir, el intervalo de tiempo que ha de transcurrir desde el alta en el seguro médico hasta que se pueden utilizar determinados servicios incluidos dentro de la cobertura de la póliza.

Una de las ventajas de contar con un seguro de salud privado más valoradas es la libre elección de especialista. Antes de contratar un seguro es importante valorar el cuadro médico que nos ofrece. En IMQ contamos con el cuadro médico más amplio de Euskadi, así como con la red de centros más completa del País Vasco, con centros propios (clínicas Zorrotzaurre y Virgen Blanca, clínicas dentales, de rehabilitación, etc.) y centros concertados con los que se hemos llegado a acuerdos para que ofrezcan sus servicios a nuestros clientes. En el resto de España también contamos con otros 40.000 profesionales y más de 1.500 centros de referencia gracias a un acuerdo de colaboración con SegurCaixa Adeslas.Y de forma gratuita incluimos asistencia en viaje al extranjero con cobertura hasta 12.000€. Esta cobertura puede incluso mejorarse y ampliarse gracias a nuestro nuevo seguro de viaje.

Seguro IMQ Viaje

Antes de contratar infórmate también de las opciones de pago. En muchas ocasiones, existen descuentos por pago anual o por la contratación del seguro para varios miembros de la familia.

Últimos pasos para la contratación de un seguro de salud

Evaluados los pros y los contras de las diferentes modalidades de seguros y de ver cuál es el que mejor encaja con tus necesidades, es hora de contratar. Cada vez más aseguradoras ofrecen la opción de hacerlo no sólo de forma presencial, sino también online para ahorrarte desplazamientos. Es el caso de IMQ, desde nuestra web puedes contratar tanto tu seguro médico, como otros seguros complementarios: Decesos y Accidentes.

Una vez te has decidido por un seguro, todas las compañías de seguros te pedirán completar un cuestionario médico, es muy importante a la hora de rellenarlo, hacerlo con sinceridad y adecuándose a la realidad de cada paciente para que el contrato sea válido.

No esperes a que tu salud se debilite para contratar un seguro médico, porque tarde o temprano lo necesitarás. Y viendo las ventajas que puedes obtener si lo contratas siendo joven, ya no hay excusas para que empieces a informarte sobre cuál puede ser la opción idónea para ti y la mejor inversión de futuro para tu salud.

En IMQ garantizamos una oferta integral, innovadora y de calidad con soluciones a la medida de cada cliente. Si todavía te quedan dudas o quieres profundizar tratando el tema con nuestros especialistas, no dudes en contactarnos.

Cómo contratar un seguro de salud
5 (100%) 5 votos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here