Por muy feliz que te sientas por haber sido madre, los cambios físicos y emocionales son muy fuertes durante el embarazo y tras dar a luz. Pueden afectarte más de lo que esperabas. Después de dar a luz existe un período de readaptación, tanto fisiológico como muscular. Tu cuerpo sufre importantes desequilibrios musculares debido a los cambios durante la gestación, y encima el peso corporal varía bruscamente y cambia el centro de gravedad. Estos cambios anatómicos pueden afectar a tu percepción corporal y tu estado emocional, por lo que es importante realizar deporte después del parto, sobre todo si antes del embarazo eras una mujer activa.

¿Cuando empezar a hacer deporte tras dar a luz?

Pero no siempre se puede comenzar a realizar deporte después del parto. Lo primero es tener el permiso del ginecólogo, que suele depender de los siguientes factores:

Una vez tienes el consentimiento de tu ginecólogo, la necesidad de cada mamá y el tiempo que le puedas dedicar a tu recuperación determinarán en buena medida la velocidad de tu recuperación.

Natural, barato y sencillo, el ejercicio tras dar a luz es tu mejor aliado para contrarrestar los cambios hormonales.

Es importante empezar progresivamente, dejando mayor tiempo de recuperación a las zonas más afectadas que suelen ser el abdomen, el pecho y el suelo pélvico. En los embarazos inactivos, además de las anteriores, las piernas también sufren aumento de grasa. En líneas generales, a las dos semanas de dar a luz se puede estar haciendo ejercicio suave y terminada la cuarentena ya se puede empezar con intensidades importantes.

La postura correcta también es muy importante para recuperar la forma después del parto. Durante el embarazo, la espalda ha sufrido el peso de la barriga y todavía ahora, que ya tienes al bebé, tiende a encorvarse. Por lo tanto, debes habituarte a mantener una postura bien recta y a meter la barriga hacia dentro cuando estés de pie, de manera que contraigas los abdominales y empieces a recuperar el tono.

Deporte después del parto, ¿cuál me conviene?

Puedes empezar a dar paseos desde la primera semana. Además, el organismo está mucho más predispuesto para hacer ejercicio aeróbico, lo que te ayudará a bajar de peso y a subir tu tono vital.

También es una buena idea para practicar deporte después del parto, teniendo en cuenta el desbordamiento que con la llegada del bebe se tiene, hacer ejercicio con el propio bebé. Puedes practicar yoga y pilates. Se usan posturas, con movimientos suaves y seguros, en las que la mamá está en contacto permanente con el bebé y se aprovecha el propio peso del niño para aumentar la intensidad del ejercicio. También en internet hay buenos vídeos y buenos entrenadores on line que te permitirán entrenar sin salir de casa.

En los primeros días hay que evitar los ejercicios con impacto, saltar, correr, etc., y también aquellos en los que la presión abdominal aumenta mucho, como los abdominales. Por ejemplo la natación es ideal. También, como hemos dicho anteriormente, pasear tranquilamente. En una fase un poco más avanzada, subir escaleras recupera muy bien la zona de las piernas y los glúteos.

En los casos en los que, por prescripción médica, haya que esperar para ponerse en forma,
hay que cuidar muy bien la alimentación y realizar el ejercicio que prescriba el/la profesional médico.
De todas formas, una mamá que ha llevado un embarazo en forma lo tiene más fácil y rápido para recuperarse. El cuerpo ha sufrido menos, tiene menos problemas de circulación, de retención de líquidos y de acumulación de grasa. Además, una musculatura trabajada va a tener más tono y recuperará antes la forma original.

Zonas corporales más afectadas

Una de las zonas más afectadas es el suelo pélvico. Para recuperarla se recomienda hacer ejercicios que consisten en contracciones controladas del suelo pélvico, o con pesos también se puede trabajar. Además siempre puedes recurrir a centros de fisioterapia y rehabilitación que practiquen esta actividad.

El pecho es otra de las zonas más afectadas tras la llegada de un bebé. Y poco se puede hacer con el ejercicio para recuperar su forma. Es la zona que viene más determinada por la genética aunque, por supuesto, intervienen factores como la duración del periodo de lactancia. Unos ejercicios pectorales van a tonificar la musculatura, pero no pueden actuar sobre las glándulas, que son las realmente implicadas en este proceso.

Factores determinantes para recuperar la figura tras dar a luz

La respuesta al deporte después del parto es individual. No es lo mismo recuperar la figura en una mujer de 25 años primeriza que una mujer de 40 en su cuarto embarazo. Otro factor determinante es la propia genética, por ejemplo, una piel más elástica puede volver a su lugar original sin estrías y distensiones, mientras que hay pieles que son menos elásticas y sí necesitarán tratamientos para recuperar las formas originales. Tampoco es lo mismo una mujer que ha practicado deporte durante el embarazo o que cuenta con una buena forma física, que una mujer que jamás lo ha hecho.

Y si has sido amatxu recientemente o estás pensando en serlo, recuerda que en IMQ cuentas con un servicio de atención integral al parto y post-parto.

Deporte después del parto
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here