Andar descalzos es un hábito que vamos perdiendo poco a poco. Durante la niñez nos fascina la idea de estar en contacto con la tierra, el césped o el suelo frío.

Caminar descalzo unos minutos al día, trae muchos beneficios a la salud. Necesitamos estar conectados a los campos energéticos de la Tierra. Los electrones de la tierra tienen la capacidad de mejorar la salud. Vivimos inmersos en un mar de campos eléctricos y electromagnéticos. La electricidad debería fluir por nosotros pero el calzado y las superficies aislantes cortan el flujo. Entonces se produce una carga que crea tensiones en el organismo y perjudica la salud.

Algo tan sencillo como caminar descalzo puede incrementar la vitalidad y prevenir numerosas enfermedades. Estudios científicos han demostrado que tocar la tierra con los pies desnudos, permite al cuerpo reequilibrar sus cargas eléctricas, un proceso básico para mantener la vitalidad y la salud. Andar descalzos, sincroniza los ritmos. Contribuye a que los ritmos del cuerpo estén armonizados con la noche y el día. Mejora tanto el sueño por la noche como la sensación de vitalidad durante el día.

El cuerpo es un conductor natural y necesita tanto el contacto eléctrico con la Tierra como precisa del agua o los nutrientes. Sin este flujo energético, la vida de las personas, los animales y las plantas sería sencillamente imposible.

Cuando pisamos la tierra, sus electrones libres se transfieren hacia el interior de nuestros cuerpos y estos son, probablemente, los antioxidantes más potentes conocidos y actúan como antiinflamatorios sin efectos secundarios. Desinflama. Por tanto, los electrones que proceden del suelo reducen la inflamación y la oxidación, y con ello, el dolor y los daños sobre las células.

Disfunciones tan comunes como la diabetes, la obesidad y la hipertensión podrían estar relacionadas también con la pérdida de contacto con la tierra de la sociedad actual.

Andar descalzos modifica de manera positiva la actividad eléctrica del cerebro, mejora las funciones cardíacas, ayuda a regular los niveles de glucosa en sangre y fortalece el sistema inmunológico. Se reducen las dolencias crónicas de muchas patologías graves.

Para los huesos, andar descalzos también es muy beneficioso, sobre todo si se hace sobre superficies con diferentes texturas -rugosas, planas- y sin inclinación lateral. Andar sin zapatos hace que la biomecánica del pie reorganice de forma natural la tensión estructural del cuerpo entero. En definitiva, constituye un descanso muy recomendable para recuperar la alineación de las articulaciones y el espacio anatómico.

Según se ha demostrado, las personas que andan de forma habitual descalzas tienen el antepié más ancho y distribuyen mejor el peso por toda la superficie de la planta. Apoyan mejor y reparten mejor la fuerza y el equilibrio. Además, tonifica las piernas y desarrolla una mayor fuerza muscular en los pies y las caderas. A su vez, es una buena terapia antiestrés, el placer de caminar descalzo por la orilla de la playa, pisar la hierba o la tierra del campo hace que el organismo se revitalice, se relaje y la energía fluya en su interior.

Así que, andar descalzos relaja. La activación del sistema nervioso parasimpático reduce los síntomas de ansiedad, las frecuencias cardiacas y respiratorias, la tensión arterial y la secreción de las hormonas estresantes adrenalina y cortisol.

Es necesario andar descalzos

El objetivo, es poder descansar de la presión que ejerce el calzado, durante unos 5 a 10 minutos al día. Caminar sin calzado unas horas al día sobre un suelo limpio, por ejemplo en casa, ayuda a que la piel transpire mejor y a que descanse un rato de la opresión de las hormas de los zapatos. Y si se camina sobre la arena fina de la playa contribuimos a relajar los músculos y a exfoliar la epidermis.
Aunque parezca raro, puede que sea difícil andar descalzos debido a que el eje de equilibrio se modifica y los pies no saben “agarrarse” a la tierra. Durante algún tiempo, camina poco tiempo y desarrollarás fuerza en los pies, tobillos y pantorrillas.

Y si en lugar de caminar corremos sin zapatillas, se estiran más los dedos al tocar el suelo y apenas se sufre colisión de impacto. Muchas personas creen que es peligroso y duele, pero incluso en las superficies más duras se puede correr con los pies desnudos sin experimentar ningún tipo de incomodidad o molestia.

Debajo de nuestros pies tenemos una potente fuente de bienestar y los electrones superficiales de la tierra constituyen un recurso de salud olvidado hasta ahora.

Así que cuando llegues a casa, quítate los molestos zapatos, desecha los tacones por un instante y comienza a disfrutar de la libertad de estar descalzo. Una terapia fácil, económica y muy saludable para nuestro organismo.

Sin embargo, hay que tomar precauciones. Cuando nos descalzamos a diario, la piel está desprotegida y más expuesta. Es probable que se deshidrate y reseque. El contacto con el suelo nos acerca a los gérmenes, la suciedad y los residuos y puede ser motivo de incómodos resfriados. Por ello se necesita cumplir con una rutina de limpieza diaria e hidratación al menos tres veces.

Los grandes beneficios de andar descalzos
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here