Comienza el verano, las vacaciones, el buen tiempo… pero el ritmo de trabajo no para. Algunas empresas comprimen su horario de trabajo, favoreciendo la conciliación de la vida laboral y familiar de sus empleados. Hacemos un análisis de la jornada intensiva vs. la jornada completa. ¿Cuál es mejor?

Horario parcial por la mañana o por la tarde, jornada completa, jornada intensiva… Hay diferentes tipos de horarios de trabajo, pero cuando llega el verano, muchas empresas optan por modificarlos y trabajar de forma intensiva durante una jornada más reducida. 

Para los empleados es una ventaja, porque tienen mucho más tiempo libre para pasar con sus familias o para realizar actividades que pasan a un segundo plano durante el resto del año. 

Ahora bien, ¿qué opinan los jefes de la jornada intensiva? ¿Qué tipo de horario es más productivo? Salimos de dudas y hacemos un análisis de la jornada intensiva vs. la jornada completa

Jornada intensiva vs. jornada completa

Es difícil determinar cuál de las dos es mejor en lo que a producción en el trabajo se refiere. Ambas cuentan con pros y contras. 

Por un lado, la jornada completa, en principio, te deja trabajar más sosegadamente, pudiendo desconectar en descansos más prolongados, sin acabar quemado en el trabajoComes a una hora más temprana teniendo un horario más regularizado y en muchos casos no se madruga en exceso. 

De cara a la labor en la empresa, una jornada completa te permitirá adaptarte al horario de los clientes y proveedores, a diferencia de que con una jornada reducida habría problemas de cuadrar horarios. 

Sin embargo, el lado opuesto de la jornada completa es que salimos de trabajar a altas horas de la tarde, impidiendo así que se puedan compaginar otras actividades o tareas personales y familiares. 

Muchas empresas, obligan a sus empleados a destinar de 1-2 horas, y en algunos casos hasta 3h, para su descanso del mediodía. Por lo que parece que el trabajador dedique todo su día a permanecer en el trabajo. 

En definitiva, recomendamos la jornada intensiva para la mayor optimización del tiempo y de la actividad laboral durante los dos meses de verano. Una forma de que los empleados cambien su rutina, disfruten de su tiempo de ocio y recojan fuerzas de cara al próximo “curso” laboral.

Te mostramos las 5 ventajas que supone implantar la jornada intensiva en los meses de verano en tu empresa, si aún no lo has hecho.

5 ventajas de implantar las jornadas intensivas en tu empresa 

1. Aumenta la motivación 

Trabajar en una jornada intensiva es una motivación para todos los empleados, ellos están más contentos y realizan sus tareas de una manera más eficiente, ya que deben organizarse adecuadamente para cumplir con lo establecido.

2. Reducir el estrés

La jornada intensiva de verano hace que el empleado se centre al 100% en sus tareas. Saber que tiene más tiempo libre que el resto del año ayuda a reducir el estrés laboral. De hecho, a través de la plataforma del INE, podemos observar el nivel medio de estrés de laboral que sufren los trabajadores, según sexo y situación profesional.

Además, la actividad es generalmente más reducida en verano, a medida que disminuye el ritmo de trabajo, por lo que el empleado no sentirá agobio o preocupación por no finalizar sus tareas.

3. Mejorar el rendimiento 

Este tipo de horario de trabajo intensivo hace que los empleados se sientan mejor y que su rendimiento mejore. 

El empleado sabe que tiene un período en el que se deben realizar todas las tareas para que, como resultado, haya una optimización del trabajo. El hecho de tener menos horas hace que el empleado aproveche el tiempo que tiene.

trabaja con nosotros

4. Reducir el absentismo

Como el empleado tiene mayor tiempo de ocio después de terminar su jornada laboral, no necesita pedir tiempo libre para sus asuntos personales o para ir al médico, entre otros. Por lo tanto, la jornada intensiva permite la conciliación entre la vida laboral y familiar.

5. Mejorar la imagen de la empresa

Como resultado de una jornada laboral intensiva, la empresa refleja una imagen de compromiso con sus empleados. Al mismo tiempo, muestra que su bienestar es una prioridad para la empresa.

Ahora ya lo sabes, si diriges una empresa debes tener en cuenta que los días de jornada intensiva en verano generan ganancias que pueden ser clave para lograr buenos resultados. No olvides que los empleados son más leales y se sienten más identificados con un trabajo que respeta sus vidas fuera de la oficina. 

Analiza qué es lo mejor y ponte en el lugar de tu equipo. ¡Solo de esta manera puedes entender lo que ellos necesitan!

Jornada intensiva vs. jornada completa, ¿cuál es mejor?
5 (100%) 9 votos

2 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here