Los ladrones de tiempo son como ninjas, se cuelan silenciosamente en tu día a día del trabajo, se instalan en tus costumbres y van minando tu productividad y capacidad de conseguir tus objetivos. ¿No crees que ha llegado el momento de aprender a identificarlos y combatirlos?

Vamos a echar un vistazo a cuáles son los principales ladrones de tiempo que te amenazan en la oficina:

Correo electrónico

Por supuesto necesitas revisar tu email, pero ¿es necesario que lo hagas cada quince minutos con la pérdida de concentración que eso supone? Leer y enviar emails es importante para comunicarte, pero evita hacerlo continuamente. Establece un horario fijo a lo largo de tu jornada laboral para revisar y contestar los correos electrónicos un par de veces al día y evita que se convierta en uno de tus ladrones de tiempo habituales.

Reuniones

¿Son necesarias las reuniones? Nadie lo duda. El problema es que a menudo se alargan más de lo necesario. Las reuniones de trabajo deben ser lo más breves posibles, con un horario marcado de inicio y finalización.

Ponerte en modo multitarea

Mucha gente cree que es más productivo tratar de “ser multitarea” y hacer varias cosas al mismo tiempo (atender al teléfono mientras revisas facturas o contestar un email al tiempo que explicas una incidencia a tu jefe). ¡Ojo, rara vez funciona así! Lo habitual es que la calidad de tus proyectos se vea afectada, algunos acaben incompletos o cometas errores que te obliguen a volver a empezar de cero.

Desorganización

Mantener tu lugar de trabajo organizado siempre es una buena medida para incrementar la eficiencia de tu trabajo, tanto si trabajas por cuenta ajena como si eres autónomo. El desorden alimenta el caos no solo en tu mesa, también en tu cerebro. Así que acostúmbrate a mantener tu mesa ordenada y libre de distracciones. Que los ladrones de tiempo no se instalen en tu escritorio.

Ladrones de tiempo en Internet

La web es una herramienta tremendamente útil pero sin duda también una gran fuente de distracciones, en el trabajo y fuera de él. Incluso si no tienes acceso a Internet desde tu ordenador de trabajo, seguro que cuentas con un smartphone desde el que poder conectarte. ¿Cuántas veces revisas tus redes sociales, tu email personal o tu blog de moda favorito? Nos pasa a todos pero es posible evitarlo. ¡Ponte a la tarea!

Largos descansos y comidas

Mucha gente tiende a perder más tiempo del necesario en los descansos y tiempos para la comida. Tomar cinco minutos extra en el descanso de media mañana y diez minutos de más en la hora de la comida puede afectar a la cantidad de trabajo que sacas adelante en el día. Si ocurre un día, no es un gran problema pero calcula el tiempo que pierdes en un mes si lo conviertes en costumbre.

Los ladrones de tiempo están en todas partes. Identificar los que te afectan es el primer paso para controlarlos y ponerles remedio. Desde IMQ no podemos ayudarte en la tarea pero sí evitar que las esperas médicas te roben tiempo. ¿Te animas a contratar alguno de nuestros seguros?

Ladrones de tiempo: aprende a combatirlos
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here