El trabajo, el crédito de la casa, la búsqueda de estabilidad económica, las aspiraciones profesionales o esa pareja ideal que no llega. Actualmente ser madre a la edad en que lo fueron las nuestras o nuestras abuelas es muy complicado. Cada vez más mujeres optan por una maternidad tardía. Una nueva realidad social acontece con el resultado de que cada vez es más frecuente posponer el primer embarazo.

El problema es que mente y cuerpo no van juntos y los especialistas advierten de que la maternidad tardía conlleva ciertos riesgos. De hecho desde el punto de vista médico la mejor edad para tener hijos es de 20 a 35 años.

maternidad tardía

Si quieres ser madre pero no es tu momento deberás saber que el primero de los inconvenientes comienza con la misma preconcepción ya que la fertilidad desciende a partir de los 32 años incrementándose a partir de los 37. Afortunadamente, las técnicas de reproducción asistida son un “aliado fundamental” en las gestaciones en edad avanzada. Es probable que una pareja que lograse embarazo a los 30 sin problemas a los 40 necesite de estas técnicas para conseguirlo.

Además, con la edad hay un aumento de enfermedades preexistentes como, por ejemplo, la diabetes y la hipertensión. El sobrepeso es otro de los factores anexos a la edad que no favorece el embarazo.

El riesgo de aborto espontáneo, el parto prematuro, las anomalías cromosómicas así como la probabilidad de que se precise una cesárea o un parto instrumental también es más elevado a partir de los 40 años.

Máximo control del feto y la madre

La buena noticia es que hoy en día los controles médicos y los seguimientos del embarazo son muchísimos mayores y mejores que hace tan solo una década existiendo pruebas y pautas cada vez más eficaces y seguras tanto para la madre como para el feto.

Por ejemplo, las técnicas de cribado y de diagnóstico prenatal forman parte de una rutina que hace posible identificar anomalías cromosómicas en prácticamente cualquier momento de la gestación e incluso desde muy pocas semanas de embarazo. Por ejemplo, el screening de cromosomopatías como el DNA fetal en sangre materna, permite descartar este tipo de patologías con nulo riesgo para el embarazo más del 99,5% los síndromes de Down.

El control sobre las enfermedades preexistentes para disminuir el riesgo de aborto también es exhaustivo. Por ejemplo, si hay alto de riesgo de preeclampsia –hipertensión durante el embarazo– puede administrarse medicación preventiva. Lo mismo con la diabetes gestacional que hoy día se controla desde el primer trimestre.

Beneficios de la maternidad tardía

maternidad tardíaPor otro lado, si bien está claro que a nivel físico la maternidad tardía no tiene demasiadas ventajas; a nivel emocional el factor “más edad” supone un terreno completamente diferente, incorporando numerosos beneficios. La madurez, es el más importante por todo lo que conlleva, la capacidad de asumir los cuidados propios y del recién nacido, el equilibrio emocional, la disposición al sacrificio, además lo positivo del enorme deseo de la llegada del bebé son cualidades de la maternidad tardía que se hacen notar desde el mismo momento de la gestación influyendo, por ejemplo, en un mayor cuidado de la alimentación y más consciencia de los controles y visitas necesarias para que el embarazo llegue a término.

Antes de ser madre

No obstante, si has decidido dejar la maternidad para algo más adelante es muy importante que controles previamente cualquier patología preexistente como diabetes, hipertensión o enfermedades renales y/o cardiacas, ya que en estos casos debe existir una cuidadosa valoración multidisciplinar para establecer los riesgos personales en cada paciente, de forma previa al embarazo.

Además, es recomendable iniciar el embarazo con un estado nutricional correcto y sin hábitos tóxicos como fumar, ingerir alcohol u otras drogas. Es también conveniente llevar a cabo una consulta preconcepcional que incluya una analítica completa y cuantas valoraciones complementarias decida tus médicos de familia o tu ginecólogo.

Como consejo general, durante el embarazo en edad madura es fundamental seguir los controles adecuados y confiar en el equipo que lo controle para llevarlo a buen término.

Si estás pensando en planificar tu embarazo, consulta con nuestros especialistas en ginecología, que podrán orientarte y atenderte a lo largo de todo el proceso.

Maternidad tardía: quiero ser madre, pero no ahora
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here