Existen más razones de las que puedes imaginar para consumir bebidas alternativas al alcohol: ser menor de edad, estar embarazada, incompatibilidad con determinadas enfermedades o con algunas medicaciones, tener que conducir, seguir un plan de alimentación sano, simplemente que no aguantas las resacas, que no encajan en tus gustos o que últimamente te apetece cuidarte un poco más.

Sea cual sea tu motivo, debes saber que hay vida más allá de las bebidas alcohólicas. Y si los clásicos refrescos de cola, naranja o limón ya te han aburrido, tenemos para ti seis refrescantes propuestas a las que podrás sacar partido cuando salgas de fiesta, vayas de barbacoa o celebres una fiesta en casa…

Elige tu favorita entre nuestras propuestas de bebidas alternativas al alcohol. ¡Empezamos!

Cerveza de jengibre o ginger beer

Una alternativa a la cerveza es su versión sin alcohol. Cada vez hay más opciones entre las que podrás buscar tu favorita. Pero te sugerimos que pruebes la de sabor jengibre, mucho más refrescante, y elaborada a base de ingredientes naturales.

A medida que esta bebida pasa por el paladar, se aprecia una agradable sensación, dejando un toque ligeramente picante al final. Cada vez la encontrarás en más bares y generalmente sin alcohol.

Mojito, su otra versión

Deja los prejuicios a un lado y anímate a probarlo. Con estos ingredientes conseguirás el mismo sabor, así que toma nota de la receta: bebida gaseosa tipo soda (Sprite, Seven up o similar) como base, corta unos cuantos trozos de lima, añade hojas de menta o hierbabuena y estrújalo durante un minuto para que el zumo de la lima y el jugo vegetal se mezclen con la bebida.

Añade abundante hielo picado o hielos minis a la mezcla y apórtale sabor dulzón y un toque de color con azúcar moreno o sirope de agave. No tiene ningún misterio, en cualquier terraza o local te lo podrán servir.

Zumo de fresas

Los zumos de frutas son una excelente alternativa al alcohol. Hay múltiples variedades de zumos, pero en esta ocasión te proponemos nuestro último descubrimiento: zumo de fresas con leche (desnatada, entera, de soja, avena, arroz… la que prefieras). Es así de fácil: mézclalo por partes iguales, añade azúcar o estevia líquida a tu gusto, y sírvelo bien frío. Como postre también puede funcionar.

Nutricionalmente, las fresas presentan muchas ventajas para la salud: tienen pocas grasas y calorías, alto contenido en fibra, vitamina C, antioxidantes, ácido fólico y potasio. Ahora ya conoces otra forma de tomarlas.

Clara o pica

Esta conocida bebida, sobre todo apetecible en verano, no desmerece en su versión sin. Tan fácil como pedir una clara, pica o en algunos sitios también conocida como lejía, pero en esta ocasión a base de cerveza (o caña) sin alcohol añadiéndole el refresco de limón que más te apetezca. Si tienes a mano un poco de ralladura de limón, conseguirás acentuarle el sabor cítrico.

Tinto de verano 0%

Resucita todo un clásico playero y ponlo de moda en tu círculo de amistades o incluso en el familiar, porque este tinto cero es apto también para menores. Es bien sencillo: las marcas habituales de tinto de verano ya ofrecen sus versiones sin alcohol y, por lo general, también son bajas en calorías.

Imprescindible servirlo con sus hielos, su pajita y sus rodajas de limón y naranja. Y si no te gusta que el hielo le rebaje sabor, unas uvas congeladas ayudarán a mantener la bebida fría durante más tiempo.

San Francisco

Ahí va nuestra última propuesta de bebidas alternativas al alcohol. Se mezcla (mejor si es en una coctelera) zumo de naranja, piña y limón, añadiendo también granadina. En una copa con hielo se añade el cóctel. Para darle tu toque personal, antes de verterlo en la copa, puedes coger esta y decorarla con un escarchado en el borde con una mezcla de granadina y azúcar. Y si quieres parecer todo un profesional, presenta la bebida en dos franjas de color, poniendo la granadina en la base y la mezcla de zumos encima. Hay quien lo prefiere bien mezclado con ayuda de la coctelera, para gustos. El toque final lo pondrá una brocheta de frutas.

En definitiva, existen muchas bebidas alternativas al alcohol apetecibles, incluso cuando sales de fiesta. La realidad es que cada vez nos cuidamos más y tenemos una actitud más responsable, lo que implica un consumo moderado de alcohol, o incluso su eliminación de nuestros hábitos, especialmente ante determinadas patologías, temporales o crónicas, para evitar efectos dañinos sobre el organismo. El abuso del consumo de bebidas alcohólicas tiene efectos directos sobre órganos como riñón, hígado, estómago, pulmones, corazón, también sobre el cerebro o la piel, entre otros. ¡Cuídate con bebidas sin! Y si te interesa cuidar tu salud, en IMQ ponemos a tu disposición nuestro Seguro Activa, pensado para personas jóvenes y perfecto para utilizar en el día a día a un precio muy económico.

Seis bebidas alternativas al alcohol
Valora este artículo

6 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here